Presunto Culpable (Reseña)

Si no han visto la película, vayan hasta abajo del post

presunto culpable

El ciudadano Toño

Hay quien está del lado de los reseñistas que prefieren, más que emitir su aprovación (o no) sobre los aspectos técnicos de una película o videojuego o lo que sea, profundizar en el tema y dar una opinión en el contexto que trata el producto a reseñar. Por ejemplo, si se reseña El Rito y el reseñista prefiere hablar de la Iglesia católica (o de López Dóriga) a decir “buen audio, mala fotografía, pésima actuación pero buen vestuario”, hay gente que le aplaude. No sé si esté bien o mal, pero creo que se pierde el propósito de la reseña: reseñar.

Lo mismo pasa con Presunto Culpable. Es una cinta que se presenta como un documental, se dirige como una película y termina siendo una pseudo-dramatización, y en todos estos rubros pierde el sentido de una forma innecesaria.

Pero primero que nada, aclaremos cosas:

Presunto culpable es una cinta filmada en calidad de “documental” que muestra partes del proceso penal de Jose Antonio Zuñiga, un mexicano que es condenado a veinte años de prisión aparentemente sin pruebas que demuestren que es culpable del crimen del que se le acusa: homicidio calificado. Es un documental que muestra las fallas del sistema judicial mexicano, que demuestra que en México no basta ser inocente para ser libre, blah, blah, blah, cliché, cliché, cliché. Eso dice la gente.

Ahora bien… hay irregularidades. La más notoria es el uso de la palabra documental a lo largo de la cinta (aunque en el poster diga Película).

Remontémonos, por ejemplo, a lo que nos dicta la palabra documental. No sé si soy yo, pero lo que recuerdo es Discovery Channel y Animal Planet. Ahí sí que hay documentales que, si bien no tienen mucho que ver, nos pueden decir acepciones de la palabra como imparcialidad, limpieza y claridad de los temas que se documentan. Si un león se va a comer a una gacela, se hace primero una toma panorámica, se ven cámaras lentas, puede oírse una pequeña narración cuando azotan los animales y después hay polvo. Luego bostezamos, pero lo importante es que vimos un fenómeno que ha ocurrido en verdad sin alteraciones en su desarrollo ni en su presentación. Esto no pasa con Presunto Culpable.

Desde el principio se siente tendencioso y dramatizado. Las tomas, el manejo de luces, la música, los escenarios. Es dramático y llega a perder la imparcialidad gradualmente. Se ve como Toño (el “protagonista”) pasa de ser un ciudadano normal a delincuente mayor y nos hace sentir un alto grado de lástima por él. Pero es a propósito, sin que la historia misma nos mueva. Es como si, después de que la gacela sea devorada, se exhiba su sangre y sus entrañas y se vea al león yéndose tranquilamente de lugar, lamiéndose las garras en expresión de “¿qué me ves?”. Podrá ser imparcial, pero es drama innecesario para comunicar un sentimiento que nosotros tendríamos que decidir. Son pequeños agregados técnicos. Muy bien logrados, eso sí, demostrando la experiencia del editor, pero también sus tendencias.

Y eso en lo técnico. En el “guión” se hace más evidente. Las lágrimas escogidas son la mejor prueba de esto, y es claro el propósito: quieren hacer llorar al corazón de pollo. Los partes de las entrevistas que ponen lo respaldan y las frases y cifras (no avaladas contundentemente) que dicen los abogados defensores nos tensionan aún más. Sale la mamá de Toño, su abuela, su prima, su novia y toda su vecindad abogando por él, y son captadas en los momentos más íntimos y emotivos. Me dirán que así son los juicios, y lo creo, pero lo importante es que esto es un documental y aquí hay mucha mano del editor, además de que sólo se captan las opiniones de los que anden diciendo “maldita justicia”, “pinche juez”, “éste informe está tan completo que no va a caber en el bote de la basura”.

Lo más raro es que sí parece haber un guión como tal, dramático, con conflicto nudo y desenlace, siendo que es un documental. Pero bueno, eso es lo de menos.

Y en este momento, si no se han dormido, han de estar diciendo que sólo quiero verme original echándole tierra a este filme, pero no es así. Es una reseña y ya. Personalmente, de hecho, le encuentro bastantes cosas buenas, como el hecho de haber encontrado el caso de un personaje tan carismático como Toño, que es todo un artista, y el titánico trabajo de andar con la cámara por todas partes y asumir las culpas que les echen, pero hasta ahí.

Yo tengo mis dudas, pero creo que esas no deberían entrar en la reseña de esta película que, al final, se queda como un docudrama que impacta, que no exhibe muchas cosas nuevas sobre el tema, sí, pero que muestra un buen trabajo técnico y logra evidenciar muchas fallas terribles de un sistema judicial, más que malvado, obsoleto y lleno de flojera.

Lo que sí me hace curiosidad es lo de tratar de “concientizar” a México, que Toño al principio diga “pues yo sí quería entrar a la carcel” y que se vea que tiene un puesto de películas piratas, que los abogados defensores se hayan ido del país cuando estaban viendo el caso de Toño, la campaña involuntaria de publicidad al suspenderla de cartelera, los cientos de twitteros que publican cosas como “Presunto Culpable nos debe hacer despertar de la impunidad, MÉXICO!!!” y luego se van a tomar un café al Sanborns, los defensores de la película que también defienden a AMLO y a Carmen Aristegui, lo comentarios en YouTube como:

QUIEREN MENTARLE LA AMDRE AL JUEZ? MARKENLEE

(SI CONTESTA)

ic. Héctor Palomares Medina

Juez Vigésimo Sexto Reclusorio Oriente

1° Piso Edificio Antiguo “D”

Conm: 51-34-11-00 al 51-34-14-00

Ext: 4312 y 5412

Directo: 54-83-43-12

Fax: 54-83-43-62

correo: hector.palomares@tsjdf.gob.mx

Y demás. Pero a todo se acostumbra uno. Hasta a las reseñas que no son reseñas. Hasta a la imparcialidad tendenciosa. Hasta a entrar a la carcel.

Presunto Culpable

Produce: Abogados con cámara

Calificación: 6.5

Película


About these ads

4 pensamientos en “Presunto Culpable (Reseña)

  1. Buenas, me disculpas, pero de documentales no sabes nada.. una cosa es que la forma de Grierson, la que llamas “discovery channel” sea la forma popularmente conocida como documental, pero deberías investigar un poquito y darte cuenta de que la gama es mucho más amplia y que objetividad y subjetividad son conceptos que refieren a una percepción del espectador, no a la verdad.. o a poco crees que en discovery te revelan las verdades del mundo? siempre hay una intervención y un punto de vista, amiguito; que no lo percibas es otra cosa.

Comenta, no seas gacho

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s