Alicia en el País de las Maravillas 2010 (Reseña)

Jhonny Depp, el hijo perdido de Tim Burton

Hay opiniones (y sentimientos) encontrados en esta película, así que la reseñaré con la clásica fórmula de lo bueno, lo malo y lo feo:

Lo Bueno

Lewis Carroll, Tim Burton y Walt Disney son tres genios, cada uno en su área, y se pueden esperar magnificencias de su unión en la pantalla grande. La historia increíblemente fumada (en el buen sentido) de Carroll y la fantasía infantil de Disney se conjuntaron perfectamente en la versión animada, pero con el talento narrativo de Burton (y la grandiosa tecnología computacional del siglo XXI) la obra da un paso más.

Mucho más Hollybudesca (o como se escriba) y mucho más visual. Es además muy continua, no hay momentos donde se sienta un vacío de ningún tipo, siempre hay algo que ver en pantalla.

Además de eso, tenemos a los actores consentidos de Tim: Helena y Depp, ambos haciendo sus papeles clásicos, aunque por momentos teniendo más toques de originalidad que antes. Un punto extra se lo lleva el Gato, que ahora tiene más originalidad que nunca, gracias a la tecnología.

Lo Malo

Tim Burton ya no hace buenas historias, simplemente ya no las hace, desde Sweeney Todd. “9” estuvo pasable, pero fue por la animación y el arte en los muñecos. Con Alicia hubiera pasado lo mismo, pero hace tres meses apareció Avatar, y ya saben, ganará el Oscar por mejores efectos.

Ahora dirán ustedes “pero la historia es la de Lewis, no de Burton”. Pasa que Tim la transformó, y ahora es más bien “Alicia y el regreso al país de las maravillas”, como el regreso de Wendy a Nunca jamás. Todos los elementos (el gato, el sombrerero, la liebre, el ratón, el gusano que pira hierba indú) siguen ahí, pero tienen el aire “oscuro” de Burton, y es justamente ese el probema: por más que le busques, a la historia simplemente no le va el aire oscuro.

Burton podrá hacer malas historias, pero no es tonto, y al darse cuenta de este problema, intentó cambiarla ligeramente (a la historia), pero desde el principio la arruina de forma espectacular. Y decir el principio es efímero, ya que desde “El cadaver de la novia”, no se siente que realmente las películas de Burton terminen el principio. Todo es como una larga (e incómoda) presentación inicial de la historia, lo cual se torna es sumamente molesto.

Se notan muy claros tres planos:

  • La imaginación ilimitada de Carroll, donde están la liebre, el gusano drogadicto, el sombrerero (el original, no Depp), el conejo, los naipes y la reina de corazones.
  • La reinvención de Walt Disney, que contiene el increíble performance volador y risotón del gato, la estilización de las flores que hablan, de la mesa de té, el castillo de la reina y los jardines, la caída por el hoyo y demás elementos no suficientemente descritos en la novela original.
  • El mundo oscuro de Burton, carente de creatividad/originalidad/innovación, con el nuevo sombrerero como principal, los animales que hablan (perro y caballo), el nuevo “príncipe oscuro” y las bestias temibles (que son una desgracia, especialmente la última).

No podemos criticar a Jhonny por hacer siempre las mismas jetas y los mismos diálogos, pero sí a Burton por no conocer otros actores y por no indicarle que esta es otra película, ¡es una nueva película!

Es una tristeza ver primero la escena de tomar el té, en la Alicia animada de Walt, donde los diálogos (mayormente extraídos del libro) son ingeniosos, las ocurrencias de la liebre y el sombrerero son audaces, y la lógica simplemente es descontrolada de un misterioso modo, para luego toparte con esta patética escena del té: toda muerta, diálogos carentes de todo (cuerpo, drama y humor), y un sombrerero que apenas y llega a la categoría de “raro”, pero que no tiene nada de loco.

La escena original:

Que alguien ahora niegue que en 1951 había mucha más creatividad.

Lo Feo

Burton quería oscurecer la historia, pero sólo la amargó, al igual que al personaje de Alicia.

Tal vez (y solo tal vez) la idea de Tim era mostrar una Alicia mucho más madura, pero igual de soñadora. Inicialmente éste es un mal contraste, ya que al madurar, perdería mucho de ensoñación, pero bueno, así es, y funcionaría, de hecho casi funciona, pero nunca termina de mostrar una verdad, una VERDAD consistente que rescate de su aventura por El país de las maravillas. Digamos, en AVATAR, por comparación inmediata, las verdades (cuida la naturaleza, no discrimines, no te guíes por el dinero) son muy marcadas, y muy apegadas a la realidad.

Si intentáramos extraer una verdad de Alicia podría ser “No dejes de soñar nunca”, y con la escena final se intenta hacer ver esto, pero está extremadamente forzada.

Y sobre todo, Helena Bonham Carter no sabe gritar “¡Que le corten la cabeza!”, y eso quita el 50% de sentimiento a absolutamente todo.

Conclusión

Es una buena película, muy buena, pero comparando entre “Alicias”, no le llega ni a los talones a ninguna versión previa. Recomendable si no han visto las anteriores, si no han leído el libro o si quieran salir con los amigos/la familia a pasar un ameno rato al cine, sin esperar demasiado. Claro, en 3D es espectacular.

Alicia en el País de las Maravillas

Produce – Disney

Dirige – Tim Burton

Calificación: 7.5

4 pensamientos en “Alicia en el País de las Maravillas 2010 (Reseña)

  1. A mi esposa le encanta:
    1. Alicia en el país de las Maravillas.
    2. Jhonny Deep.

    Así que ahí estaré, viendo esta película aunque no me agrada mucho, es más, hasta miedo me dá. 😛

Comenta, no seas gacho

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s