Reestrenos en 3D (Comentario)

3D chorizo, 2D bistec y 4D suadero

En estos últimos días he ido al cine con frecuencia y he encotrado cosas horrendas y divertidas, cálidas y tibias, negras y blancas y un montón de mal humor, pero sobre todo, he encontrado dos carteles que me parecen dignos de un artículo.

Los carteles sin los de aquí arriba y el artículo es el de aquí abajo:

Primero que nada, hay que decir que en este blog ya hemos hablado sobre el 3D, y nuestra impresión no es del todo positiva. Básicamente tenemos tres argumentos:

  1. Es una tecnología cara y aparatosa.
  2. A pesar de que cada día se ve mejor, la mejoría es sumamente pequeña, incluso al compararse con las arcaicas gafas rojiazules.
  3. Cansa a la vista y confunde al que no tiene gafas, ni ganas de ver algo en 3D.

Esto para la tecnología 3D en general. En cuanto a las películas, específicamente, sólo podemos agregar que no aumenta significativamente el valor de la experiencia, por lo que nos parece abusivo querer cobrar el doble de una función normal para entrar a una sala de estas con unos anteojitos negros.

Y sin embargo todos estos factores mencionados son justamente factores beneficiosos para la industria, y es por eso que cada día vemos más estrenos, reestrenos, preestrenos y subestrenos en 3D.

Yo sí pagaba por verla en 3D

Las ventajas de los estrenos en 3D son evidentes: son baratos de producir, los boletos cuestan el doble y no requieren publicidad, ya que el público que las ve es, si no precisamente culto, gustoso de enterarse de las últimas noticias cinematográficas. Es por esto que han proliferado.

Hay que decir que la cosa ya viene siendo cada vez más frecuente. Al menos desde hace dos años. Del primer reestreno en 3D que tengo memoria es del de Toy Story 1 & 2, que era un producto que calentaba el ambiente para que entrara la 3 de lleno. No lo vi, no quería verlo y no me arrepiento, porque igual disfruté la 3 enormemente.

Si con dos ojos ves 3D, con tres ojos ves... ¿4D?

Ahora intentan aprovecharse del morbo con dos películas que no pudieron estar mejor elegidas: Titanic para las niñas, Star Wars para los niños. Nada más simple, ni más carente de imaginación.

Lo obvio es que aquí les recomendamos que no vayan. O vayan sólo si no las vieron porque se estaban refugiando de un invierno nuclear en Chernobil durante los últimos quince años, pero vayan con precaución y con expectativas muy bajas.

Y con todo esto. ¿Por qué la gente sigue yendo a ver 3D en cines? Quién sabe. Lo más probable es por la publicidad, la conmoción y la ignorancia fomentada parte por la TV, parte por blogs como nosotros.

Lo único bueno que le veo a esto es que los reestrenos empiecen a abundar, las agencias de cines se den cuenta de que es buen negocio y así por fin vuelvan a aparecer reestrenos en 2D, 1D o en las dimensiones que quieran, pero que ya estén más baratos.

Hay que recalcar que en los cines sólo se pueden ver películas de estreno. Es como si en una librería sólo se pudieran comprar los libros que se publicaron el último año.

Anuncios

Comenta, no seas gacho

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s