El día que llevé a reparar una computadora por primera vez (Breve crónica)

vai1

A manera de advertencia, este post es muy distinto a los acostumbrados (dejando de lado que lo acostumbrado sea no subir nada nunca), sin embargo no podía dejar pasar la oportunidad de quejarme elaboradamente como en los viejos tiempos.

El otro día, sentado frente a mi computadora y navegando por Internet, decidí levantarme UNOS MINUTOS, para poner a descargar un juego gratuito de xbox (detalle que no tiene ninguna importancia), sin embargo, cuando regresé, mi computadora había dejado de funcionar correctamente, situación a la que ya estoy acostumbrado, cada tres o cuatro meses le da por fallar en algo nuevo, algunas veces tiene que ver con Drivers, otras con un programa que consume mucha RAM, software malicioso (como los malditos trash), fallas esporádicas del sistema operativo, ventilación deficiente, o en el peor de los casos un fallo de hardware, ocasiones en las que obviamente uno tiene que tragarse el orgullo y pagarle a ladrones para que te consigan piezas que no puedes sacar de la nada, el dichoso “soporte técnico” de la compañía en cuestión, cabe destacar que ya le tuve que cambiar el disco duro DOS veces, cada uno costó aproximadamente 1200 pesos mexicanos, para los que leen esto en otros países, algo así como un dolar (nocierto).

Durante años he tenido que lidiar con estos problemas, desde niño han acudido a mí para reparaciones que van desde literalmente quitar el mute (en serio), hasta reiniciar el equipo desde la BIOS, y no estoy buscando presumir en lo más mínimo, creo que para nuestra generación se ha convertido en una necesidad, y un gran porcentaje de jóvenes tiene que aprender a reparar sus equipos si no quieren acabar desquiciados o tirándolos a la basura; Pues bien, el problema en cuestión parecía algo nuevo para mí, el aspecto del escritorio era entre el característico “Modo seguro” de Windows y cuando accedes remotamente con Team Viewer con la configuración de colores alterada, o como lo quieran ver, el único problema es que, claro, yo nunca accedí a ninguno de los dos. Titubeé un momento y al darme cuenta que no podía volverlo a la normalidad, reinicié el equipo, como cualquiera haría, y ¿adivinen qué? los problemas apenas estaban comenzando.

Al volver en sí, la computadora lucía diferente cada vez, era como jugar lotería, esperando a ver con qué salía, algunas veces escritorio en negro, con o sin accesos directos, a veces funcionaban, a veces no, a veces con Internet, a veces no, y por supuesto, las rutas para acceder a mis archivos estaban inhabilitadas, por lo cual tenía que hacer todo el recorrido “C:\Users\Frenec\Desktop” manualmente para llegar únicamente al escritorio o a cualquier punto que necesitara. Una vez que comprendí el problema fue sencillo llegar a mis archivos para respaldarlos (cosa que ya estaba hecha, a excepción de un par de megas de memes estúpidos) y asumí que cambiar la ruta para arrancar el sistema o para habilitar de nuevo los accesos directos sería una tarea simple… no podía estar más equivocado.

windo

Revisé cualquier tutorial y artículo de Internet, como siempre que me enfrento a un problema desconocido, y no me da pena admitir que así es como he llegado a conocer tanto sobre el tema, y mucho menos decir que estoy consciente que en relación a las posibilidades, no conozco ni una pizca. Pero al parecer soy el único que piensa así.

Pasaron unos dos días y literalmente no encontré ninguna solución, ni en Internet, ni tratando yo mismo con lo que me viniera a la mente, sin embargo no dejaba de considerarlo un problema extremadamente simple, pero pasó lo inevitable, resulta que comparto el equipo con mi madre, evidentemente lo utilizo cien veces más que ella, pero justo ese día ella tuvo la necesidad, y lo crean o no, realizar cualquier tarea era imposible, sin mencionar que muchos programas no arrancaban. Así que, luego de dedicarme una noche más a buscar información, me vi en la necesidad de dar el brazo a torcer y aceptar la propuesta de llevarla a reparar con un “técnico”; sobra decir que mi familia siempre me pide reparar las cosas, y lo consigo, pero en principio, uno es quien nunca sabe nada, si son de mi edad, sabrán bien a qué me refiero.

Fue así como tuve que resignarme a hacer algo que me juré nunca haría, inició mi búsqueda por un técnico, en total fui a tres:

  • Un changarro al costado de Miramontes,
  • Un local enorme y pulcro especializado en Apple
  • Un “servicio” de Sony más cutre que nada, con la marquesina polvorienta y decolorada por el sol.

El changarro era atendido por un joven de unos 26 años, evidentemente mayor que yo pero no dejaba de parecerme denigrante pedirle ayuda, el tipo me preguntó cosas como “¿le instalaste un programa que no fuera compatible? ¿Iniciaste el modo seguro? ¿Tiene virus?”… caray, parecía estar ante la tercera computadora que reparaba en su vida, le tuve que explicar todo y, aún pensando que yo era muy incompetente, me dio la maravillosa solución que jamás hubiera imaginado: reinstalar windows. Por ello quería cobrarme, escuchen bien, ¡trescientos pesos! y eso si yo mismo hacía el respaldo, si no, ve tú a saber cuánto me habría sacado; como sea, le hice notar que nunca se me ocurrió y agradecí por haberme compartido parte de su maravilloso conocimiento, tomé mi equipo y me fui.

Ya sé que dice Toner y tintas, no estoy ciego, esto en Miramontes, no vayan.

Ya sé que dice Toner y tintas, no estoy ciego, esto en Miramontes, no vayan.

El segundo servicio, este especializado en Apple, fue el más hilarante, en primera la ubicación es la más estúpida que he conocido, en una plaza que pareciera solo ser un Starbucks gigante y que además, por dentro, es literalmente un laberinto; tardé VEINTE minutos en encontrar el local, llegué, todo muy bonito, puertas de cristal, bancos cromados, recepcionista, todo el paquete; Me senté y traté de hacerle entender a la chica lo que necesitaba, misma que conocía de computación lo que yo de alpinismo, hablar con una pared hubiera sido más fructífero, parecía que le estaba hablando sobre ecuaciones diferenciales; yo no sé en qué cabeza cabe contratar a alguien que no sabe absolutamente nada sobre el tema, y aparentemente, sobre nada.
Pasaron algunos minutos y yo amablemente quería hacerle entender que necesitaba hablar con el técnico en persona, y luego de tanto titubeo accedió a ir a la parte de atrás para traerlo, aparentemente tenía la instrucción de no osar molestarlo en sus aposentos bajo ninguna circunstancia, solo faltó que usara una túnica para cubrirse el rostro y referirse al gran genio que no haría más que honrarnos con su presencia, y después de unos minutos regresó sin él… “Dice el ingeniero que probablemente necesite reiniciarla y si quieres dejes la computadora para revisión, por ella serían 300 pesos y por lo demás 500, más 200 por el respaldo” obviamente me quedé impactado unos momentos y después no pude evitar reírme cortésmente (supongo), le di las gracias y me fui.

Laberinto.

Laberinto. No vayan.

Y por último el servicio Sony, que parecía no haber visto un cliente en diez años, un obeso comiendo en la recepción luego de un par de minutos me vio y me hizo el enorme favor de preguntarme qué quería… tuve que explicar todo otra vez y justo cuando pensé que tendría una solución más inteligente me propuso reiniciar todo el sistema… esta vez por el módico precio de 900 pesos más 300 por hacer el respaldo, o algo así, la verdad se torna confuso mi recuerdo; Ah, y si quería una limpieza de hardware eran 800 pesos, sí, por desarmar una computadora y echarle aire comprimido.

También en Miramontes, a lado del Zapamundi, no vayan.

También en Miramontes, a lado del Zapamundi, no vayan.

El caso es que quería unos 1200 pesos por algo que no solo era una solución estúpida y desesperada que puedes aplicar a básicamente cualquier problema, sino que además yo podía llevar a cabo literalmente en un par de horas. Era una propuesta idéntica a la de los otros dos genios “No sé qué tiene pero seguro que si la reinicio se soluciona” vaya profesionales ¿no? Es como si tuvieras gastritis y el doctor con el que vas no sabe qué te ocurre así que te receta un trasplante, digo, finalmente se va a arreglar ¿no? y a pesar de que es la primera vez que tengo que tratar con estos estafadores, y que seguramente existen algunos más honestos, me atrevo a decir que bajo ninguna circunstancia hay que caer en la trampa.

Además de que, citando al buen Intton, pedir la ayuda de un técnico para reparar un problema de software es como llamar a un electricista para cambiar un foco, y créanme, yo estaba consciente de que lo que hacía estaba mal, sin embargo no quería tener que llegar al extremo de reiniciar mi pc por algo tan simple, más que nada por lo lento que resultaría descargar el sistema y preparar una USB booteable, un proceso que al final fue bastante ágil aún con mi conexión a internet. Y que explicaré en este post (si donde dice “este post” no está en azul significa que nunca escribí nada).

Al final, sabiendo que desear otra solución era un sueño infantil, reparar la computadora me llevó apenas un par de horas, descargué el sistema, hice la usb booteable y reinicié todo desde la BIOS, después volví a ingresar los datos de mi respaldo y quedó como nueva, y adivinen qué, gratis.

Lo único que quiero lograr con este post es que las cuatro personas que acaben de leerlo se lo piensen dos veces antes de cometer un error que les arrancará el dinero de las manos, no le den trabajo a ladrones que lucran con la inocencia de los usuarios, tómense un par de días para averiguar qué problema tiene su equipo y cómo repararlo, simplemente preguntando o viendo tutoriales en Youtube, porque como dije, prácticamente cualquier situación que no sea de hardware (algún componente FÍSICO), la pueden arreglar con algunos clicks y perseverancia, aún si tienen que llegar a reinstalar el sistema, no tengan miedo, no importa si se equivocan, los fallos de software siempre son remediables; y para todos los técnicos que se hacen los vivos, por ese tipo de actitudes es que desde hace unos años sus negocios están muertos, por eso es que ahora son una sombra de lo que alguna vez fueron, por eso es que los usuarios acuden a niños rata de diez años para reparar los equipos gratuitamente antes que con ustedes. Que el poco dinero que tengan les aproveche, sigan con el buen trabajo.

¿Ustedes qué piensan? ¿Han llevado alguna vez a reparar su computadora? ¿No les servía el buscaminas y les acabaron sacando mil pesos? Opinen, comenten, y sobre todo, amen Ehdeezion.

El día que llevé a reparar una computadora por primera vez (Breve crónica)

 

Anuncios

Comenta, no seas gacho

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s