Apple watch. O debería llamarse “Jalada de los pelos”.

Apel guatch.

Para que combine con tus collar de oro y tus vocinas tarántula, mamador.

Apple está pasando por un momento muy duro, los altos mandos de la empresa hacen propuestas estúpidas y se acaban el presupuesto en ellas, la gente ya no quiere sus productos basura porque se dieron cuenta que hacía mejores Sony y hasta Samsung, y los cafés de Starbucks salen cada vez más caros y les quitan capital a sus clientes más valiosos. Sin duda, era el momento de arriesgarlo todo, de lanzar un proyecto descabellado, sin importar lo absurdo y elitista que pareciera: el apple watch.

No se trata del concepto en sí de un smart watch… no, sí se trata de eso, es un concepto absurdo, es inverosímil y sobre todo, al igual que muchos de los gadgets actuales, me gusta decir que: soluciona problemas que no existen.

Un ipod nano con correa+ Gb’s de memoria+ (En el caso de la edición de lujo) oro de 18 kilates= el proyecto más descabellado de la marca Apple.
Te permite revisar notificaciones de whatsapp, facebook, twitter, correo electrónico, monitorear tu ritmo cardíaco y quema de calorías y casi cualquier otra cosa que puedes hacer con un celular, pero eso sí, debes tener un iPhone 6. Y claro, tiene un montón de juegos al más puro estilo Candy Crush para que tu espíritu Godínez pueda mostrarse en todo su esplendor mientras viajas en el metro linea azul.
Sigue leyendo

Anuncios