Cine Mexicano Actual (Comentario)

Solo tienen que ver el eslogan hasta arriba ¡Cuanto optimismo!

México no es un país de cine.

Hay intentos, muchos y muy respetables, para intentar producir cortos y largometrajes comerciales, artísticos y de todo tipo, pero son escasos y, para la economía nacional, muy costosos.

La tecnología, las nuevas políticas sociales y un largo etcétera han llevado al cine en todo el mundo a modificarse, incluyendo al mexicano, y el resultado han sido filmes cada vez más profundos y realistas, y en México específicamente, más crudos e inmorales, y es ahí donde entra mi comentario.

Como en toda buen comentario/ensayo, debe haber una presentación del tema, pero si creen dominarlo, pueden saltarse hasta donde está la marca |HASTA ACÁ|

Amores Perros es, formalmente, la película que inició el cine mexicano crudo, ese que argumenta “una historia real, intensa, fuerte pero delicada, sobre la dura realidad social, económica y política del país”. Los europeos (y algunos norteamericanos), sedientos de morbo latinoamericano, comenzaron a alabar en sus festivales de renombre esta clase de cine.

Creyéndose descubridores del séptimo sentido, el noveno arte y la décima maravilla del mundo, directores y productores de tierra azteca (y también muchos latinos seguidores de sus pasos) iniciaron su largo recorrido en un cine lleno de guiones “polémicos”, actores “muy reales”, locaciones urbanas y temáticas “sociales”. En la mayoría de los casos, por supuesto, también con presupuestos retadores/infames.

Podríamos tomar como una constante en este recorrido de “innovación” a Gael García (de hecho hay un libro de más de cien páginas que expone esto) y todas sus películas. No hace falta mencionar “Y tu mamá también, “El crimen del padre Amaro” y “Babel“. Filmes que, repito, muestran una “dura realidad”.

Por supuesto, también están los (ignorados) clones de películas norteamericanas

Como en toda realidad, hay un surrealismo, y en efecto, un contragolpe. Así surgieron las parodias de este “nuevo” género taquillero, tales como “Rudo y Cursi y “Matando Cabos“, que contienen todos los elementos característicos de la filmografía mexicana actual: historias que se entrelazan de modo imberocímil, personajes con historias duras contrastando con papeles de personas de clase alta, etc.

Aunque en una primera impresión estas auto-críticas parecen romper el esquema generando humor sobre un tema usado hasta el cansancio, finalmente terminan cayendo en lo mismos esquemas, no innovan más de lo que innovaron los filmes de los que se burlan.

|HASTA ACÁ|

La burla es precisamente una característica clave en la cultura mexicana. Nos burlamos de la muerte, de la vida, de los malos entendidos con nuestros albures, del idioma con nuestros regionalismos y de la sociedad diariamente con nuestra manera de actuar. La burla es algo que no han sabido usar correctamente los cineastas nacionales.

Un recurso aún peor empleado en la pantalla grande nacional es el drama. Se entiende que por drama se necesita una historia crudísima con tintes de un medio horrendo y personajes miserables.

No se mucho de cine, pero se de moral, y esta tendencia de representar al país como un lugar repleto de maleantes y vicios sucios no beneficia en nada a la salud mental ni a la imagen pública de México.

Y ¿Donde es proyectada esta imagen pública del país? Por supuesto en todo el mundo gracias a los reconocidos festivales europeos y norteamericanos, que más allá de apoyarnos, nos perjudican. Nadie va querer venir a un país donde hay narcotráfico, migración ilegal, terrorismo, inseguridad y un ambiente social insano.

Desde hace ya algún tiempo son también los europeos quienes idolatran la subcultura mexicana en el cine, específicamente las películas de luchadores (“El Santo” y “Blue Demon” son los personajes más reconocidos), filmes que tampoco reflejan los mejores aspectos de la cultura azteca (reto a cualquier lector de este blog a que vea una sola película del Santo sin aburrirse).

Retomados por la cultura surf y venerados en europa

Con todo esto pareciera que los extranjeros son culpables de nuestra trágica carrera en la pantalla grande, cuando es una tradición muy arraigada de malinchismo desde la conquista de los españoles.

Alabamos todo lo que provenga de fuera, sin siquiera evaluarlo. Por momentos estas influencias son buenas (recordemos el periodo de las dos grandes guerras, muchos cineastas inmigrantes convirtieron a México en una meca del cine) pero lamentablemente, esos momentos son escasos.

No lo niego, hay buen cine en nuestro país, pero al parecer, ese cine no se difunde correctamente. De lo más destacado nacionalmente, es el cortometraje y la animación, cuya temática es mucho menos pesimista en la mayoría de los casos, y es ese el camino a seguir. No está mal presentar la realidad del país, pero tampoco esta bien ponerla como si nada tuviera remedio, hay que encausarla hacia algo mejor.

El cine es un reflejo de la cultura nacional. México no refleja muchas cosas buenas, así que hay que rescatar la industria, porque depende de nosotros consumir contenidos inteligentes para que los productores comiencen a ser optimistas y los actores empiecen a actuar de verdad, y no solo como ellos mismos.

Mientras tanto, Gael García está produciendo la futura versión de Pedro Páramo, ojalá lo haga bien, ojalá sea optimista.

Cine Mexicano Actual (Comentario)

About these ads

8 pensamientos en “Cine Mexicano Actual (Comentario)

  1. Pingback: Cine Mexicano/ Época de Oro | janetroma

Comenta, no seas gacho

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s